dijous, 25 d’octubre de 2012














No es la necesidad, sino la casualidad, la que está llena de encantos